martes, 10 de septiembre de 2013

La gran autopsia

Durante el conflicto con el campo y las legislativas del 2009, el deber ético de los argentinos decentes fue apoyar a un gobierno al que los medios le inclinaron la cancha en forma alevosa. Así nació la semiología de bolsillo y el archivismo, los dos recursos preferidos de la retórica K. Mientras tanto, Lanata aguantaba en la B jugando de local en Canal 26. Después, ¿cómo decirlo?, crecimos y nos fuimos del barrio. Hacia 2010, comenzaron a verse los hilos de un gobierno que, por momentos, craneaba políticas shockeantes con más impacto mediático que real. Es decir, causas monumentales (Malvinas, Papel Prensa, Fútbol para Todos, Aerolíneas), con las que casi nadie podía estar en desacuerdo por su valor simbólico y que finalmente no provocaban una mejora sustancial en la calidad de vida de la gente. 

Los días argentinos no tienen épica ni estética. Por eso el escritor más leído y que más identificación genera entre los jóvenes de este país es Bukowski. Un tipo que se dedicó a contar qué pasa cuando trabajás en un lugar en el que te pagan mal. Qué pasa cuando te cagás encima y no llegás al baño. Qué pasa cuando estás solo, aburrido y te emborrachás mirando el techo. Qué pasa, para ser más amplios y cursis, cuando levantarse a la mañana equivale a otro día en el que tus ideales y tus sueños y tus deseos son pisoteados. Muchos seres sensibles vieron en las súper-producciones clásicas del kirchnerismo algo más grande que esa cotidianeidad tan Bukowski. ¿Qué importancia tenía la inflación frente a los entretelones de Papel Prensa? ¿Qué necesidad había de hablar de alquileres costosos si lo que está en juego es la recuperación de Malvinas? ¿Qué me importan los chorros si ya vienen la recuperación de YPF, los goles secuestrados y, según la Ley de Medios, el Espacio Publicitario? Se trataba de remontar vuelo teórico frente a los reclamos aburridos y terrenales de la clase media, de sonreír con suficiencia ante cada cacerolazo, mirando el panorama desde las inconmensurables alturas del cielo de los iniciados. De paso bajaron la horizontalidad 2.0 al plano existencial y se sintieron parte de un Proyecto, un colectivo de individualidades dispersas que sólo llegaban a tener sentido una vez reunidas. Desde Cristina hasta el ciber K más ignoto encerrado en su cárcel virtual. De allí el alto nivel de pertenencia que lleva a una militante de 17 años que hasta el 2011 tenía una foto de Justin Bieber en el perfil del Face a hablar de Carlos Kunkel como si fuera su tío. Esto es muy fácil decirlo ahora, cuando sabemos que los grandes cuadros de La Cámpora se denominaban así porque estaban pintados. 

Descubrir signos ocultos por detrás de las persianas del discurso dominante es de buen semiólogo, pero también de gran esquizofrénico. La existencia de una temible conspiración nacional, internacional y planetaria fue la forma en que se intentó arreglar cualquier desperfecto.

Mientras la oposición se entretenía jugando un papel naif y exigía republicanismo pocket, el kirchnerismo directamente construyó una ética paralela que basa sus principios en la tradición consuetudinaria peronista, por momentos tan cercana a la mafia. Cuando se le reprochaba la alianza con personajes impresentables, que expresaban todo lo contrario a lo que postulaba el universo nac and pop, se indicaba que la casa también se construye con bosta. Cuando se señalaba que algún funcionario era corrupto o ineficaz o las dos cosas juntas u otra cosa peor, se aludía a que sin dudas era un hijo de puta, pero era "un hijo de puta nuestro". Quienes quedaban afuera de los límites de esa estructura de pensamiento, eran deportados de la inteligencia política argentina, a sentarse a la mesa con los chicos, carajo, mientras los grandes juegan al truco y toman vino tino. Se trataba de honestistas, denunciantes seriales, tontos, despistados, sin el GPS de la época, formateados por Lanata y Carrio en la larga noche apolítica de los 90'. "No entender de política", durante los 00' y los 10', fue tan grave como no saber usar el microondas en los 90', un motivo de estigmatización social que rápidamente pasó a ser moda. Se despreció la ensalada noventosa de nihilismo e indiferencia como el gran cáncer de las viejas juventudes. En su lugar se propagó un culto ciego por la militancia y un gusto por la opinología automática ante cualquier episodio político que transcurriera en el país o el mundo. Como si todos, de la noche a la mañana, hubiésemos sacado carnet de sociólogos.     

Tal vez porque en el plano dirigencial quienes tuvieron en contra eran peores que ellos, los kirchneristas siempre supieron hacerte sentir un boludo si no te gustaba el nuevo hit que pasaban por la radio. Pero después de Once y la canonización de Francisco I, por mencionar las dos primeras atrocidades que se me vienen a la cabeza, ya ni siquiera les sale. Quienes elogiaban el pragmatismo brutal como característica innata de la realpolitik pasaron a preguntarse de qué sirve bancar a un gobierno que cada dos por tres te deja en off side y se caga en sus propias banderas. Durante bastante tiempo explotaron quirúrgicamente esa distancia emocional entre lo que se supone que deberíamos pensar y lo que realmente pensamos, adornando cada iniciativa, por más liviana que sea, con múltiples sellos de distinción. Que el simpático pedido por PAKA PAKA haya sido elevado a la categoría de Grito Democrático contra los Corporaciones Diabólicas del Mal habla tanto de las habilidades discursivas del gobierno como de las debilidades interpretativas de quienes se subieron al bondi y se quedaron dormidos cinco minutos después de empezar el recorrido. A la larga, la bosta y los hijos de puta pasan factura.


Es verdad que el kirchnerismo resistió mil velorios, pero hoy parece que el propio kirchnerismo se está velando a sí mismo. Incluso un poco más: este mismo texto no me pertenece, está en el aire, no lo repiten gorilas ni anti K, sino más bien ex novias decepcionadas del Proyecto. Se está iniciando la gran autopsia de toda una época.  

40 comentarios:

Gabriel S. dijo...

Todo bien. Pero todo esto será pura sarasa cuando falte el laburo de nuevo. Abrazo.

Cine Braille dijo...

Fue bueno mientras duró. Me temo que ya llegaremos a extrañarle hasta los defectos.

Alfre dijo...

Parece inevitable que todos -todos- los que mas tarde o mas temprano se salen y marcan sus distancias con el kirchnerismo, ponen la distancia entre "el relato" y "la realidad" como una de las causas más importantes de la "decepción".

Es tal cual esa descripción a la que recurrís: ex novias. Se comieron la película, se tragaron el relato, después con la "experiencia" reconocen que el idealizado novio no era más que uno cualquiera. Todo bien, pero no culpen al novio por eso. O sí, pero antes que nada, revisen su tendencia a idealizar.

Y ya vuelve el idealismo esperando capaz algún gobierno que "no te deje en off side ni se cague en sus propias banderas". ¿Las banderas suyas, o las tuyas? ¿Si no eran suyas, por qué lo apoyaste de tal modo que te dejara en off side? ¿Te "dejó" en off side, o estabas muy adelantado?

Cualquier gobierno que hubo o habrá tendrá "un relato". Se lo podra creer él mismo o no, se lo creeran los demás o no, la "mentira" durará más o menos tiempo... Esa "mentira" que es la "identidad" es inevitable en cualquier cosa en que personas tengan algo que ver.

Ser K, anti-k, lo que sea, no hay problema. Pero por creerse o no "el relato", o por haber creído y luego haberse "avivado" ... ¿en serio?

Ricardo dijo...

No se si autopsia, Corvino, porque el partido (sí, estoy de acuerdo con mucho de lo que decís y lo vengo repitiendo desde más o menos 2010/2011 también: la construcción política, el malgasto de la épica, la creciente solución de continuidad entre las nuevas demandas que el mismo kirchnerismo contribuyó a generar y los intereses del oficialismo, etc.), pero el partido, te decía, sigue siendo el de siempre: por un lado el Estado y por el otro los privados. Si gana uno, pierden otros.
Hace poco sostenía que los tiempos de conflictividad, al promover una simplificación de las cuestiones, son momentos de claridad: se sabe de qué lado se para cada uno. Vienen tiempos más oscuros ahora, menos iluminados, menos "simples". Es, hay que reconocerlo, en parte, algo que la sociedad está buscando: terminar con el business del país dividido; pero ojo que se lo cambian por el business del país en penumbras y con música ambiental en lugar de Calle 13, je.
Bueno, gracias a la sociología de bolsillo k/jauretchiana sabemos de los distintos comportamientos de los distintos sectores sociales. Y al kirchnerismo, ya en 2007, la clase media le había huido un poco. 2007. Se notaba ya, en parte, que la crisis de 2001 estaba superada. Y viene el kirchnerismo y te duplica la clase media. ¡Es un pelotudo, el kirchnerismo!
En fin, que lo que quería decir es que, a diferencia del menemismo, que sí tuvo un final con De la Rúa, y a nivel subcontinental agreguemos, el kirchnerismo, porque no termina implosionando (ningún economista serio plantea un escenario de crisis; aunque lo del tribunal de apelación neoyorkino es preocupante; y más por algunas propuestas que andan dando vuelta sobre un retorno al mercado de deuda...), porque no terminará implosionando, es que muchas de sus bondades (y algunas de sus taras, seguramente, y otras nuevas), sobrevivirán más allá de 2015. Fijate que el nuevo líder de la oposición hace equilibrio para no alejarse demasiado tampoco de lo que es el beneficio de inventario K. Hasta Redrado parece kirchnerista. Ahora no se atrincheraría en el Central y les quiere pagar a los buitres con reservas y hasta con plata del bolsillo suyo, seguramente, si eso le asegurara a Massa un triunfo.
Bueno, chau, felicidades (?). ¡Perdón! Digo: ta' luego, je.

Anónimo dijo...

Mientras pienso un comment más elaborado, me agarro de dos cosas de arriba: ¿el kircherismo duplicó la clase media o duplicó la clase media baja? ¿Un camionero es clase media por ganar 8 lucas (aunque un docente gane 5)? ¿La clase media se define sólo por ingresos?

y
"por un lado el Estado y por el otro los privados. Si gana uno, pierden otros". ---> lo que vemos, lo que se ve cada vez más del kirchnerismo es que ganan los privados que están a cargo del estado, que multiplican su patrimonio en blanco (ni hablar del incomprobable negro) de un modo asombroso.

(No sé qué atrocidad fue mayor: si Bergoglio papa o la voltereta de la señora que pasó de verlo como jefe de la oposición a jactarse de que la besó un papa).

Pablo P. dijo...

Se ve que vos también te quedaste dormido a los cinco minutos:

http://www.ilcorvino.blogspot.com.ar/2010/10/nestor-y-nosotros.html

Cómo, si no es a través de un 'relato' pasás del nosotros de hace tres años a "los kirchneristas siempre supieron hacerte sentir un boludo si no te gustaba el nuevo hit que pasaban por la radio". Por qué esa distancia, cuánto peor son las cosas ahora. Por qué el recorte antojadizo de las objeciones de los últimos dos años cuando fue una década plagada de cagadas; pero también de aciertos, y no todos simbólicos, te faltó agregar que esas 'causas monumentales' no provocan mejoras en la gente *ahora*. El tan mentado largo plazo que se ve que nos chupa un huevo.
En fin.
Le compré a mi primo para su cumple tu libro. Decime por favor que con esto no estoy financiando tu próximo proyecto editorial con Marchetti y Carrasco.
Abrazo.



Capitan Pollo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Corvi hablas como si esto no hubiese sido anticipado hace rato por muchisima gente, como si todos esos tipos hoy hablaran con el diario del lunes, vos también tragaste gran parte de este relato...

Cine Braille dijo...

No encuentro a la militancia ciega peor que al nihilismo e indiferencia noventistas, todo lo contrario. La característica principal del nihilismo noventista fue la esterilidad: no produjo nada, y aún peor, estimuló una muy cómoda superioridad moral e intelectual con respecto a lo que estaba pasando, por el solo hecho de mirarlo de afuera. (Sólo se libra de un error quien lo ha profesado). Prefiero la militancia ciega, que acompañó aunque sea unas pocas reformas imprescindibles y que trajeron, aunque fuera un rato, un poco de aire fresco. Los que nos acordamos bien del desierto de, digamos, 1987-2003, sabemos lo difícil que puede ser que haya aunque sea una buena noticia cada tanto. Temo volver a eso como a la peste.
Y por lo demás, la ceguera de la militancia es la tentación permanente, el diablo con el que se convive, no sólo en el kirchnerismo sino en cualquier movimiento político o social de cualquier época. (Leé p/e "Asesinato en el Comité Central" de Vázquez Montalbán, 1980 y referido al PC español). Es un costo asumido: es como el peligro de los raspones al andar en bicicleta, o el de pescarse una ETS por ser promiscuo. No alabo la ceguera, claro que no, pero la entiendo. Si cada opción abre un debate y cada diferencia de opinión crea un cisma... Y además, el modo de conducción K, que prohijó estas confusiones, venía bien visible en el envase desde al menos 2003: es díficil alegar ignorancia al respecto.
Como verás, no te discuto el centro del post sino cuestiones parciales.
Saludos

Corvino dijo...

Pablo P: Una semana antes del post sobre Néstor había publicado esto: http://ilcorvino.blogspot.com.ar/2010/10/justicia-por-mariano-ferreyra.html

Quiero decir: podría traer a colación 500 posts en los que estuve a favor de cosas del gobierno y 500 posts en los que estuve en contra. Justamente por esa supuesta ambivalencia me criticaron muchas veces, pero bueno, es lo que hay, a veces estuve de acuerdo y a veces en contra. Y en las cosas que estuve de acuerdo no me arrepiento (125, Matrimonio Igualitario, AUH). Ahora y desde hace un tiempo no encuentro justificación para bancar casi nada de lo que hace el gobierno.

Saludos.

Anónimo dijo...

Respecto de algunas cosas "buenas", que muchos defienden, es cierto, yo también las defendería... si no fuera porque con esa cosa buena se ocultan otras complicadas.
El "matromonio igualitario", por ejemplo, muy lindo. Pero el aborto nunca salió, ni va a salir, ni se consideró seriamente. Y es algo que sin duda afecta a más personas, y las afecta de modo vital: las minas pobres SE MUEREN.
Eso, por poner sólo es ejemplo, se veía ya en aquel momento. (Bueno, yo lo veía).
Los manejos turbios con los subsidios al transportes se veían desde la época de Jaime, cuando Plaza y Cirigliano eran los favorecidos. Y siguen ahora, cuando la empresa favorecida del momento es La Nueva Metropol.

Y el resto, en buena medida, es esa frase que dice que no se puede engañar a todos todo el tiempo.

il sorpasso dijo...

Tenés un triste destino,Martín. Siempre sufre el que pide más de lo que sabe dar.
chau,que te garúe fino.


Ricardo dijo...

Al Anónimo de las 09:51 que me contradice: ¿so' loco, vo'? ¿Cóm' va' contradecí', vieja? :P

Mirá, ahora en serio, qué se yo, lo que quieras, pero no comparés al gobierno con el Arcángel Gabriel (ja), comparalo inserto en los procesos de los países latinoamericanos: ¿sumó más o menos clase media que Brasil? ¿Que Uruguay? ¿Qué pasa o pasó en Perú y Colombia? Por supuesto que ganan mucha guita las empresas (Lula también lo hizo, y mucho peor -e' cir, las empresas participan en un porcentaje mayor de la torta-), pero recordá que cuando se quiso tocar unos puntos de retenciones pararon al país 100 días, dispararon los precios y a esa pelea la ganaron los privados que -¡qué lindo!- son ellos quienes validan el aporte que van a hacer o no al Estado. ¿Qué hijo de vecina puede decir "no, loco, yo no voy a pagar 21 de IVA"?.

Bueno, eso. Ojalá consigas un nombre. Es feo que tus viejos te hayan puesto "Anónimo" :P

Pablo P. dijo...

Lo que escribiste cuando murió Kirchner no fue en apoyo a ninguna política concreta.
Yo mismo me adelanté y dije que las cagadas existieron *siempre*.
Ahora que no bancás al kirchnerismo, ¿a favor de quién estás? porque estar solamente 'en contra de' te pone en un lugar más-que-triste-feo.

Corvino dijo...

Si, de hecho fue el día que se murió. Sabés de algo llamado "contexto", hasta en ese post que parece una apología de Kirchner digo:

"¿Pero quién mierda es este tipo?". Eso nos preguntamos todos, a veces cagándonos de risa, encadenados a su show, en otras ocasiones indignados, especialmente cuando su estrella comenzó a apagarse, se recostó en el PJ y tuvimos que justificar cada uno de sus movimientos aludiendo al verso de la "realpolitik". No ser "funcional a la derecha". No limitarse al sueño de ese progresismo noventoso, tan utópico e inoperante. O, directamente, una subordinación más cercana la fe religiosa que a la argumentación política".

Gracias, no sabía que estaba tan de acuerdo con lo que escribí hace 3 años. Es más, es lo mismo que escribí en este post, deberías criticarme por monótono y redundante, no por panqueque. Chau.

leticia martin dijo...

si tuvieras tuiter te seguiría

Pablo P. dijo...

Para mí no sos un panqueque.
Y no me caben dudas que fue una apología.

Hubo gente que el día que se murió se puso contenta. Me acuerdo de la idiota de Ana C. diciendo "Que él descanse en la paz que no supo conseguir para los argentinos". Una mogólica.

Te digo lo mismo que antes, estás haciendo un recorte arbitrario, no entiendo por qué *ahora* te parece que es todo una mierda, y por qué en función de ese recorte afirmás que del kirchnerismo lo que sobresale es el aspecto sectario.

Y por supuesto que me interesa saber a quién apoyás, dando por cierto aquello que escribiste (y suscribo plenamente) sobre qué pasaba en los 90 y qué supuso la aparición de alguien como Kirchner en la escena política para quienes crecimos y nos mudamos de barrio. Porque el kirchnerismo te parecerá una cagada, pero la política no, ¿o sí?

Y te aclaro que siempre banqué tu kirchnerismo crítico. Pero aquello fue una cosa y esto es otra.

Anónimo dijo...

Correr a alguien en internet porque elige ser anónimo, porque no gasta media neurona en un apodo original, atrasa. O está fuera de ámbito.

Por lo demás, yo no quiero comparar a nadie con el arcángel Gabriel ni con Brasil o Uruguay (comparar con cuánta clase media sumó Uruguay es trampa, porque la proporción de uruguayos no clase media debe de ser mucho que la argentina).

Digo que está mal afanar, que me molesta que me mientan en la cara, que me molesta el dedito levantado de la maestra ciruela para quien la fórmula del agua es "hache dos cero" y un remanido etcétera.

No comparo con Massa, con la "opo" con la "loca" de Biblita. Digo: eso está mal.

Ah, no se quisieron "tocar unos puntos de retenciones". Ya las habían aumentado varias veces: wikipedia me dice dos veces en 2007, pero no dice de cuánto a cuánto la llevaron, ni a cuánto las querían llevar en ese nuevo aumento.

Batman dijo...

"Mejor que decir es hacer, mejor que prometer es realizar" (J. D Perón)

Es cierto que el discurso nos tapó el bosque. Me parece que nuestro mayor error fue creer que se gestaba un cambio estructural, algo que nunca sucedió.
Tampoco creo que el pais se venga abajo cuando entre otro gobierno, como anuncian un par de apóstoles por ahí arriba. Me parece que pensar así es seguir engañándose...

Ricardo dijo...

Sr. Anónimo de las 01:32: le pido disculpas si le hice un chiste tonto que ud. no entendió respecto al anonimato. Suele suceder y es lo que determina que los debates en la web terminen generalmente aplicando la Ley de Godwin.

Respecto a las retenciones, le recuerdo que eran para pasar de un esquema fijo a uno móvil. Es decir, progresista dentro de su fin recaudatorio.

Ahora, sobre lo que le molesta (el afano, la mentira y el dedito), le pido disculpas porque me parezcan estupideces. Quizás el error sea mío: ud. sólo escribió un comentario en la web y yo decidí equivocadamente responderle en serio. Uno pensaría, de todos modos, que estos años de politización (forzada) habrían servido para no recaer en la crítica progresista blanca de los '90, pero se ve que no. Le agradezco que me recuerde que no debemos discutir los fondos (por ejemplo, que en el complicado 2012 se decidiera afectar la capacidad adquisitiva de las clases altas y medias y no la de las clases populares), sino las formas. Lamento, además -y debo reconocer-, que el hecho de que el oficialismo no tomara en consideración críticas como la suya explica, en parte (chiquita, quizás), el traspié electoral.

Lo saludo cordialmente deseándole que su equipo (siempre y cuando no sea River) pierda todos los domingos y se vaya a la B o categoría inmediata inferior.

Anónimo dijo...

El tono canchero y superado te lo podés guardar.
Es una de las cosas que irritan del kirchnerismo.
Es una de las cosas que irrtan y resultan patéticas en general (como la infeliz de Malena Pichot queriendo sobrar a Feinmann).

Si a vos te gustan que te mientan en la cara, okey. Es un asunto tuyo.
Si a vos te gustan que te roben en la cara, por tu bien, claro, para hacer mejor política, okey... Es un asunto tuyo.
Si para vos es crítica blanca, mero honestismo, bueno...

Por lo demás, es curioso que digas que se afecta el consumo de las clases medias, cuando miro por la ventana y el único depto que no tiene aire acond. es el mío. Algunos tienen tres. Aprovechando el subsidio a la electricidad que favorece a las clases medias. Como el subsidio al gas.

Y es cierto que las retenciones eran móviles, pero dentro un rango esperable mayor que el 35% que tenían. Más allá del punto en que uno tiene ganas de seguir tributando, sobre todo si es por un yuyo.

Mi equipo no se va porque lo banca un político oficialista, jua.

Corvino dijo...

Pablo P: El texto es arbitrario. Todo texto significa un recorte, no? No es que me parece TODO malo, simplemente creo que las medidas que me gustaron pasaron hace mucho y nada de lo que hace el gobierno me representa. Nada más. A grandes rasgos, tal vez en la Secretaría de Pindongas están craneando una medida genial y no me enteré. Por otro lado, puedo haber estado y estar a favor de la AUH, pero de las cosas que menciono acá (Malvinas, glorificación de la Cámpora, pedidos por Paka Paka, Papel Prensa) nunca realicé apología alguna, fui más bien crítico o indiferente. Y no es "de ahora", hace un montón que pienso así y todo está en este mismo blog (no voy a ofrecer links ni nada porque ya sería demasiado). Es un post! Le pongo énfasis. Qué querés que escriba: "Estuve a favor de algunas medidas del gobierno. Ahora estoy en contra de la mayoría aunque no podría generalizar. Sayonara"? Le hubieses comprado el libro de un bloguero a tu primo si escribiera así? Saludos a todos.

Pablo P. dijo...

Gracias por tomarte el tiempo de responder, Martín.
Te mandé un correo para seguirla sin joder al resto de los lectores y comentaristas.
Si del intercambio sale algo interesante, prometo volcarlo sintéticamente a los comentarios.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

La diferencia entre el relato, las palabras articuladas mecánicamente en un marco de blablablabl se choca con la realidad en muchos ámbitos.
Por ejemplo, la inspectora esta
http://www.youtube.com/watch?v=Z5ykswN_85c

Anónimo dijo...

http://opinion.infobae.com/nicolas-pechersky/2013/09/13/ojala-pase-algo-que-te-borre-de-pronto/

Anónimo dijo...

Uffff... a nadie se le ocurre hablar de Capitalismo o de Peronismo, o de Radicalismo o de Pakapakismo... Chicos, falta mencionar la guita, vento, renta, PBI, PNB, Proteccionismo, Tipo de Cambio, Industria, Latifundio, Modelos, Matrices, clases, capas, explotacion, sustratos, Partidos Políticos, violencia económica, moral política, etica y dialéctica, Estado, Poder, Monopolio de la fuerza, Imperialismo, EEUU, etc, etc. etc....
No son antigüedades pero si no las quieren usar inventen otras palabras que las reemplacen!!!!
No sean lanatas.

Disculpame Corvino, a veces los comentaristas me alteran el ceso o seso, no sé.

Saludos, yo también me gasté cien mangos en tu hermoso libro y no lo ando diciendo por ahí como un chupaculo.
JP

Pablo P. dijo...

Ufff... a mí se me ocurre lo que se me ocurre.
El primero que no habla de ninguna de esas cosas es precisamente Corvino. Vos puteás a los que respetan el registro del Corvino y le pedís disculpas precisamente al que viene poniendo las reglas desde que abrió el blog. Jamás de los jamases se habló en esos términos, y no veo por qué yo, que por formación e intereses estoy más cerca de vos, JP, deba alterar eso acuerdo tácito tan solo para no ser considerado lanatero (?).
Lo de los culos y las chupadas, qué sé yo, te la dejo pasar solo porque me gusta chupar culo.
Y el 'yo también me gasté.. y no lo ando diciendo' es de campeonato.


Esteban B. dijo...

Adhiero en general a la posición de Corvino. Agregaría algo que los argentinos, empecinados en hablar sobre nosotros mismos, solemos pasar por alto: los procesos sociales, políticos, económicos que en este país se viven bajo el signo del kirchnerismo no son tan singulares como pareciera que son en cada una de nuestras discusiones. La Argentina kirchnerista no aporta tantas particularidades respecto del contexto internacional del que depende.

La mierda capitalista que se visibiliza acá no es tan diferente de la que se vive en otros países del Tercer Mundo. Ahora, eso no impide que hagamos lo que haya que hacer para que, por ejemplo, Chevron no haga en Argentina lo que hizo en Ecuador.

Anónimo dijo...

Querido Pablo P. espero que no seas mi hijo (Pablo Pérez) pero si lo sos no importa, acá somos todos Corvinistas, o nos vamos militar, o nos vamos a la blogósfera política a ejercer la adolescencia como tribunos. A no ser te que creas que Martin está politizando en su discurso, cosa que no hizo nunca porque todo en este blog es el ejercicio de la literatura y la temática es un excusa necesaria. Leelo bien, es mas honesto que la Madre Teresa y si me puedo bancar
la ineficiencia y pasividad de este peronismo; si me tengo que bancar la escasez de acción en un gobierno K que promete algo mas y se queda en el camino por unos votos de mierda; si me tengo que bancar que nadie asuma la responsabilidad criminal y genocida de Isabelita (La última viuda del Gral. Perón ¿Te acordás?); si me tengo que bancar que Lanata tenga mas poder que, YO; si me tengo que bancar que la transversalidad más que darle identidad a la izquierda se la chupó (aunque no te guste el término); si me tengo que bancar que se siga creyendo en que el voto es salud aunque se lo pongamos a Galmarini ¿Porqué me voy a bancar a algunos comentaristas que dicen cualquier boludez y empiezan a definir las cincuenta y cuatro maneras de entender el Nihilismo pequeño burgués y a ponerle fechas!!! porque les encanta hablar sin decir nada, solo para competir en la forma con el autor (Que lo hagan en sus propios sitios vaya y pase, que lo hagan acá, es porque les gusta recibir alguna puteada y yo me dedico a eso).
Ufff me cansé. Tengo que juntar los 100 mangos para el libro de Cuentos de Corvino,fijate que es el mismo libro que le pedimos cien veces acá que publique, el mismo libro que esperabamos de sus fantasticos cuentos ya publicados y un pelotudo le comenta ".. aaay porqué no publicás algún adelanto" y el buen Corvino le contesta amablemente, entonces acá estoy yo para decirle "Ayyy porqué no te callas la boca, boludin" como le decía el Rey de España al genio, pero al revés.
Besos Pablo P. a ver cuando invitas un asado.
JP (¿Tu padre?)

Anónimo dijo...

Perdón, me olvidaba, yo no tengo ningún acuerdo tácito con nadie. ¿Que es un acuerdo tácito?¿La convención de Ginebra?
O decir como Esteban B. " que hagamos lo que hay que hacer"!!! Qué mierda querés hacer con Chevrón desde el blog de Corvino!!!¿Un acuerdo tácito?
Cariños
JP

Anónimo dijo...

JP, te indignás por un montón de cosas, como de los comentaristas que dicen cualquier boludez, y unas líneas antes colocás a la Madre Teresa como paradigma de honestidad.

pensá un poquito...

Anónimo dijo...

Yo estoy 100 veces mejor desde que arrancó el kirchnerismo de lo que estaba antes, y todo lo que veo alrededor también. Con sus defectos y virtudes, por supuesto!Mi abuelo, que tiene 87 pirulines, me dijo el otro día: "Qué suerte tuvieron los de tu generación. A mí nunca me tocó un gobierno así".

Anónimo dijo...

Uhh, qué bolú, tenés razón, sacá lo de Teresa y listo..

¡Qué grande el abuelo de 87!
Abrazos.
JP

Anónimo dijo...

Anonimo de 19:18, fijate un poquito más allá de tu alrededor.

O tal vez vos seas Cristina, o Echegaray... Digo, por eso de que estás 100 veces mejor.

Anónimo dijo...

Anónimo de las 23:19, yo soy el Anónimo de las 19:18. Quería decirte que estoy seguro de que vos también estás 100 veces mejor (o quizá apenas 10 veces mejor y no te alcanza), lo que pasa es que a vos te gusta estar mal. Mirá bien a tu alrededor y si seguís creyendo que estamos igual o peor que diez años atrás, andá al psicólogo. Te va a hacer bien. Posta.

Anónimo dijo...

JP es un Otario
eso es Literatura

Anónimo dijo...

Anónimo de las 19:18 (y las 11:08)

Tus certezas hacen agua. Sabelo. No estoy ni 100 ni 10 veces mejor.
Carecer de ideas para estar mejor (¿esa es una canción de Axel? ¿O de Diego Torres?) no equivale a disfrutar estar mal.
Acusar al que está mal de disfrutar ese estado es lo mismo que decirle a un pobre que es su responsabilidad ser pobre (y ponerle el ejemplo de un pobre que ahora es rico, un Palito Ortega, por ejemplo).
Por último, les voy a preguntar a los cartoneros que veo en Av. Corrientes o a los que venden en Constitución, si están mejor o peor que hace diez años. Ojo, que muchos de ellos, hace diez años eran niños.

El psicólogo pagamelo vos, porque no estoy tan bien como pagar 200 mangos por sesión.

Anónimo dijo...

Me acordaba de todas las veces que en estos años escuchamos que las mentiras del Indec le ahorraban mucha plata al pais para no pagar los ajustes por inflación.

Pero resulta que ahora vamos a pagar por un PBI que no existe (salvo en los números electoralistas del Indec).

Ufff

Facundo Silva Cáceres & dijo...

que tal. yo pienso quizás que me gustaría que se puede abordar el fenómeno político desde la complejidad que realmente amerita. No tener en cuenta que la política es un complejo relacional, no contemplar las vastas palabras que derrocho Foucault sobre el poder y su articulación, el equilibrio de fuerzas dispares que se establecen para subjetivar y darle entidad a las significaciones; pensar en la política y la sociedad un caracter conflictivo a lo Rancier. Pienso que el análisis, a pesar de tener talento en su forma, no deja de ser obvio y oportunista, ya que si alguien se tomo el trabajo de contemplar " la razón populista" del recientemente afamado Laclau sabría que por lo menos desde esta óptica, la hegemonía, en este caso el Kirchnerismo o lo que eso quiera significar, se construye en la relación que establecen un lider y el sistema equivalencial de demandas. Ahora, sin posibilidad de lider, no hay manera de sobrevivir a nuestra experiencia populista, por lo menos desde la construcción. Por lo tanto, más que una ex novia decepcionada, yo diría una viuda, a la que no le queda mas remedio que rememorar lo pasado y revisionar el presento y el futuro.
con respecto a las categorias, !las tediosas categorias! es bueno y oportuno tener en cuenta la elección de nuestras palabras y el sentido de nuestra crítica. hacia donde, desde donde. entonces, es penoso leer que todos corran al ritmo de las tendencias, subestimando el alcance de las políticas realizadas desde el aparato centralizado de poder. Entonces para ordenar, Adrian Dargelos dijo una vez en una entrevista que dio para la RS que en el disco "A proposito" no iba a utilizar mas las palabras "amor" o "corazon" que estaban en todos los discos de rock nacional. Bueno yo les propondría a todo el buen aventurado a realizar una crítica de cualquier tipo que revise sobre la elección de su sentido y sobre todo las categorias. Hablar de retórica, inflación, relato k, fanaticos, epica k. todas estas palabras tienen una carga sustancial, una siginificación sobre la cual se elvara una idea de fondo. usted preguntara, y cuál es el sentido mi amigo? No es menor lo simbólico de recuperar el sentido de un Estado que intervenga la economía, un Estado que recupere su protagonismo. los errores son incontables, por supuesto siempre mas que los aciertos, pero suponemos, los kirchneristas, que a pesar de nuestras contradicciones, como si existiera sujeto individuo o entendidad que no las tuviera!a pesar de que muchas veces caemos en el error de menoscabar cuestiones que son imprescindibles para la igualdad y la libertad de la gente con tal de salvar algo que, como a todos, nunca nos es nuestro, pero lo sentimos como tal, a pesar todo eso, entendemos que el camino es este. con aciertos, con mas errores, con enrriquecimientos, con pobreza y corrupción, pero la idea de como jugar este partido es esa. Entonces, recapitulando, criticar el sentido, negarle su manifestación es peligroso al calor de quienes con gran astucia han sabido cultivar un verdadero (relato? no) sentido, individualista, porteñocentrico, eurocentrico, valores que funcionan como el ABC de nuestra sociedad. Recuperar la crítica implica astucia, recuperar el sentido es importante. la tarea de la política es la transformación, la del periodismo la vigilancia absoluta, dirigida por una entidad que a la vez tiene que cerrar balances de ganancias y aumentar su patrimonio pagar sueldos o ir a la quiebra. Pero la tarea del escritor, del intelectual, es la de ser crítico. y la crítica no tiene un sentido oportunista, no tiene un apuro comercial, sino social. no tiene un camino sino muchos y requiere de astucia, tales son las faltas de recursos económicos! Ahora si, lo dejo seguir haciendo reseñas sobre los discos de nuestros viejos cantantes embelezados hoy por el entretenimiento que las redes sociales les ofrecen. Salud.
saludos, Facundo Silva

jarry serrano dijo...

se entiende lo que decís, te pase a vos o no te pase, es algo que está pasando.