sábado, 23 de septiembre de 2017

El equipo proletario


“Desde que empieza a dar sus primeros pasos en la vida, el niño proletario sufre las consecuencias de pertenecer a la clase explotada”. Así empieza “El niño proletario”, cuento de  Osvaldo Lamborghini que ejerce una fascinación terrible desde la primera vez que se lo lee. Relata la violación seguida de muerte de un niño de clase trabajadora por parte de tres fantoches de la alta burguesía argentina y al tiempo que establece una denuncia sobre las injusticias del sistema también expresa un regodeo morboso en su funcionamiento. A no ser que uno sea hijo del Marqués de Sade generalmente se llega a ese cuento después de leer a Sabato y a Cortázar, sin saber que alguien puede escribir de esa manera. De hecho después de ese cuento no se sabe bien qué pasó en la literatura argentina. Osvaldo Lamborghini les dio a los escritores argentinos licencia para matar pero nadie volvió a matar como él. 

***

Desde la noche del jueves algo me hace ruido con respecto a la histórica goleada 8 a 0 que River Plate le propinó a Jorge Wilstermann, un equipo de Bolivia que había ganado la ida 3 a 0 y se preparaba para vivir su momento de gloria. En todo esto, por supuesto, el fútbol queda en segundo plano, lo peligroso es lo que genera bajo el eufemismo del "folclore". Es ahí donde conexiones aparentemente trasnochadas pueden tener sentido. 

Como si fuera una premonición, antes de que comience el encuentro, un grupo de barras de River le había desfigurado la cara a un par de hinchas del Wilstermann, noticia que tuvo una repercusión casi nula para la gravedad del caso. Además, en la semana se había difundido un video en el que antes de salir a jugar el partido en Cochabamba los jugadores locales se arengaban entre ellos definiendo a los argentinos como “gauchos de mierda”, definición inocente, casi risible para los niveles de desprecio que existen en la sociedad argentina hacia la comunidad boliviana, que sin embargo propagó un sinnúmero de reacciones, en el sentido ideológico de la palabra, no sólo de parte de los hinchas de River sino de los argentinos en general. 

“Bostero, bostero, bostero/ Bostero no te lo digo más/ Andate a vivir a Bolivia/ Toda tu familia está allá”. Es pertinente recordar este cántico de aliento riverplantense, hoy prohibido, del que sólo transcribo un fragmento para no abundar en detalles, como forma de terminar de configurar el mapa psicológico instalado en las horas previas al partido. En un sentido simbólico, no muy difícil de interpretar, cuando River se enfrenta a un equipo boliviano (o paraguayo) el significado implícito es, por un lado, que está jugando también contra Boca y, por otro, que Argentina, cual Norteamerica del Sur, se enfrenta a sus vecinos "inferiores". Después el argentino medio, que cree pertenecer a una raza superior, viaja a España y se enoja porque le dicen "sudaca"... 

“RIVER PLATE 8 VS WILSTERMAN 0 - VIOLACION EN LA COPA LIBERTADORES - VUELTA – AUDIO” es el título de un video de Youtube. Un periodista partidario de River vomitó: “Lloran los bolivianos de Cochabamba (…) Lloran los bolivianos del barrio de La Boca”. A confesión de partes, relevo de pruebas. Sería obtuso indicar que la xenofobia sólo involucra a River, amplios sectores de la sociedad y del fútbol argentino en particular la ejercen con orgullo, lo que es ineludible es que River es el Club que más ha profundizado en ella. 

Que quede claro: no estoy diciendo que Enzo Pérez corrió sesenta metros pasando rivales como si fueran infinitos carteles que no dicen nada con el deseo manifiesto de estigmatizar un país o porque leyó a Lamborghini pero lo cierto es que la trascendencia social del fútbol lo asemeja a la continuación de la política por otros medios. A mucha gente le resulta más interesante saber qué hace el presidente de Afa que el de la Argentina. El fútbol entonces actúa no sólo como factor de distracción sino también como sustitución de lo que realmente debería importar. Nada de lo que estoy diciendo es nuevo, lo que me parece extraño es que por ser viejo no se diga más seguido.


En fin. Soy hincha de River pero no me deja de incomodar su rama clasista, el vínculo directo que el Club ha mantenido por siempre con la tradición más conservadora del país. El 8 a 0 destapó nuevamente la cloaca. A la vez también me incomoda señalarlo, lo que confirma que para el hincha de River se trata de un tema tabú, como si nuestro Súper Yo nos fuera a reprimir por decirlo en voz alta, como si por decirlo fuésemos menos hinchas que aquellos que naturalizan o subestiman este tipo de comportamientos. En este plano subrayar las estrategias geniales de Gallardo, los cinco goles de Scocco y el Monumental repleto es por demás anecdótico al lado de lo que este cóctel explosivo produce en la psiquis de ciertas personas: ¿no será hora de que emerja en el imaginario riverplatense un nuevo estereotipo de hincha? La única manera de inventarlo es que quienes lo somos no nos hagamos los boludos. Ustedes saben: el que calla otorga.  

22 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Te molesta más la xenofobia que la violencia machista naturalizada en el uso de la palabra "violación" usada justamente en este contexto?
Digo, porque no decís nada sobre eso, sobre esa palabra usada extemporánea, pero reveladoramente, hablando de ¡fútbol!
Ganar ampliamente equivale a violar. Ya no a romper el culo, algo que puede suceder (el dolor, la "rotura") en una relación consentida, como consentido es un partido en el que ambos equipos juegan sujetos a las
mismas reglas, las cuales conocen de antemano.
A violar.
Disculpá que lo diga, pero el que calla otorga.

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

Acuerdo plenamente amigo Corvi. Anónimo, ¡hay que tener ganas de interpretar desprecio por la "violencia machista" en este posteo! En todo caso se presta para hacer un agregado, un aporte, otra visión respetuosa. Coincido mucho más con Martín: es un caso de xenofobia mucho más evidente que de "violencia machista". Imagino que los hinchas desfigurados no habrán pensado mucho en el "ni una menos" cuando recibieron la golpiza. Hay muchos problemas graves, y hablar de uno no es omitir que existen otros. Lo digo porque parece que uno reclama por Santiago Maldonado y el otro le grita "y la trata de blancas, y Julio López, y la corrupción K, y la gente que muere de cáncer, y la pobreza", y así ad infinitum. Entiendo que al Corvino le preocupan más temas que la violencia y la xenofobia en el fútbol, pero este posteo es finito como su autor. El autor es un ser humano, no un ser omnisciente y omnipotente. ¡Seamos buenos entre nosotros!

Raylan dijo...

La xenofobia en el fútbol esta muy aceptada. El machismo igual, para contentar al anónimo je. Saludos.

Cabeza de Platino dijo...

La concha de tu madre corvino. Son el hincha de River con más olor a mierda que existe. No solo se te moja la tanga a cada rato con riquelme y bianchi, no solo hablás pestes de Ramón Díaz sino que además cada que River mete jornadas históricas te empezás hacer el sociólogo y prendés la máquina de tirar basura al club y su gente.
La única cloaca que destapó el 8 a 0 es la de tu teclado.
¿Quien te pensás que sos salame? ¿Pierre Bourdieu?
Me tenés los huevos llenos con tus pelotudeces de que River es el club de la oligarquía. Tu amado boquita nos dió a Macri, tienen a angelici y al analfabeto de chiqui tapia manejando la AFA. Tienen negocios en común con toda el poder mediático (clarín, torneos y copetencias, fox)y vos seguís con ese slogan del siglo pasado de que boca e pueblo y River oligarquía.

Anónimo dijo...

No es violencia machista, si no hay mujeres involucradas. ¿Cómo hacés para diferenciar por género?
El tema xenofobia es meta-textual. Había que hacer más goles que el rival. Durante 180 minutos. Con una pelota. Adentro de la cancha. River los hizo.

Corvino dijo...

A1: http://ilcorvino.blogspot.com.ar/2017/05/la-maquina-de-hablar-de-futbol.html

Rodrigo: Gracias.

Raylan: Concuerdo.

Cabeza: Estás re loco chabón.

Anónimo: En el texto me refiero más a lo que rodeó el partido que al partido en sí mismo.

Saludos.

Pedro dijo...

Estás extrapolando a un nivel peligrosamente anti futbolístico. Comparto el desprecio por el racismo, pero como decía un hincha de Boca, muy amigo de los bolivianos: la pelota no se mancha. Y ¿no eras vos el que proponía limitarse a celebrar lo bueno y callar sobre lo malo? Aguanten River y el buen fútbol donde quiera que su gracia se nos manifieste.

Cine Braille dijo...

El ser humano es un bicho horrible que, no hace tanto, tomaba las ejecuciones públicas como un espectáculo, consideraba que los dioses daban a un varón adulto derecho de vida y muerte sobre su esposa e hijos, o construía una pirámide de calaveras en honor a su rey. Todo eso no se fue, como se nota a menudo en redes sociales: está barrido abajo de la alfombra, y cada tanto sale a la superficie, en el mejor de los casos como exorcismo o catarsis. El fútbol siempre fue la descarga a tierra de esos impulsos, no sólo acá (donde es a lo bestia) sino en países en los que uno supone que tienen más cosas resueltas: los neonazis italianos, alemanes o ingleses se refugiaron mucho tiempo en las barras de fútbol, y la Lazio es un ejemplo histórico. Los barras del Real Madrid son franquistas, por caso.
No lo digo para excusarlo, ni siquiera para resignarse a que sea siempre así. Pero hay ciertos impulsos que no se van a ir tan fácilmente, como si dependieran de una voluntad, porque son parte de la naturaleza de un bicho que para vivir, durante todo su paso por el planeta salvo estos últimos minutos cósmicos, dependió de matar animales y de defender sus campos de caza de sus similares. Los artistas dicen que hacen salir sus demonios en su arte, los actores lo dicen a menudo: sería lo recomendable, pero no está al alcance de todos.
De todos modos uno siempre puede hacer algo a nivel individual, si lo colectivo le queda grande: al menos no reenviar chistes idiotas, y si se puede señalar que a uno esas cosas no le gustan, mejor.
Saludos
PS: en el ataque a los hinchas bolivianos hubo algo de devolución de gentilezas por algo parecido sufrido en Bolivia. No exculpa lo sucedido, pero explica porqué los bolivianos sufrieron ataques que otros hinchas visitantes no.

Corvino dijo...

Pedro: Cuando dije lo de celebrar lo bueno y callar sobre lo que nos disgustaba me refería a la costumbre de las redes sociales de insultar, humillar y defenestrar, no a suspender el sentido crítico en la vida: "Repito, como si fuera un estribillo: ¡¿por qué no exaltar lo que consideramos genial y callar sobre lo que nos desagrada?! Y no me refiero a injusticias que deben ser expresadas para que el mundo sea un lugar mejor, sino a cuestiones subjetivas y vulgares que no van más allá de: "X es una mierda" o "Z es un tarado". ¿A quién le importan esas consideraciones violentas? A nadie". Y qué tiene de peligroso un pensamiento anti futbolístico? La frase de Maradona es genial en el contexto de su despedida y de su itinerario personal como tester de violencia argentino pero no se aplica a cuestiones políticas (pensemos en el Mundial 78, por caso).

Cine: Concuerdo, que el texto puntualice en River no significa que los demás equipos del país y del mundo no caigan en las mismas conductas. El problema es cuando empezás a ver que el fútbol es más una excusa para drenar todo esos impulsos que fútbol en sí mismo. No hay que distanciarse críticamente del fútbol a no ser que estés preparado para verlo como algo siniestro (y ser insultado por Cabeza de Platino, por supuesto).

Saludos.

el hijo de Amadeo Carrizo dijo...

Corvi, la idiosincracia del hincha de futbol es así: le canta a los vosteros que son todos paraguayos, pero grita un gol de Celso Ayala, paraguayo. O acaso la hinchada de Independiente no les cantaba el himno a la hinchada vostera cuando iban a Avellaneda? Tambien le ponían la bandera Bienvenidos a la Argentina.
Ahora decir que River es un club oligarca y conservador, es pescar en el mismo rio de los AntiRiver... más aun cuando el club oligarca y amigo del poder es Voquita: Chiqui Tapia es Angelici es M*cri.

Lisandro Vergara dijo...

el hijo de amadeo da un buen ejemplo de argumentacion falaz.
es increible lo diferente que reacciona cada ser ante tus posteos, sos una pequeña muestra de la grieta. la grieta de la grieta.
te quiero, vieja!

Murat dijo...

Futbol......A las tribunas se puede regresar, tan solo hace falta ser de masa gris...

Anónimo dijo...

En vez de poner el link autorreferencial, es más simple decir "uh, no lo vi, mala mía: está mal hablar de violación en este contexto, está mal encontrar una excusa para celebrar la violación".

Gran cita la de Murat esta vez.
Al Smithers del Corvino ni cabida (?)

Anónimo dijo...

"El hijo de Amadeo" es tambien "El hijo de Arrostito"...Hete aqui el claro ejemplo del nefasto personaje que describe Corvino (mas alla de banderias futboleras).

Corvino dijo...

Sigo sin entender en qué parte del texto celebro o naturalizo que se equipare goleada con violación. Si fuera así: para qué voy a mencionar un video en el que se equipara goleada con violación? Es casi un: por qué tenía la pecera eh? La crítica debería ser que es un recurso demasiado efectista mencionar ese video para consolidar el título y el primer párrafo del post. Cito post autorreferencial porque hace muy poco escribí sobre lo que me están criticando acá. Pero bueno, i might be wrong. Saludos.

Anónimo dijo...

Bueno, lo que yo vi, lo que interpreté, fue una centralización en el tema xenofobia, que es el tema central y una mención, que no consideré crítica, sobre el título del video.
De hecho, la oración siguiente dice: "Sería obtuso indicar que la xenofobia sólo involucra a River, amplios sectores de la sociedad y del fútbol argentino en particular la ejercen con orgullo, lo que es ineludible es que River es el Club que más ha profundizado en ella".
Leído esto, esperaba una referencia al ejercicio orgulloso del machismo y de la violencia sexual, justo ahora que si sos del Nacional Buenos Aires parece que no esta tan mal violar.

Pero también puede ser que el equivocado sea yo.

Murat dijo...

En el Nacional Bs As no se violo a nadie, que yo sepa.

Pedro dijo...

El otro día alguien dijo eufórico que el partido fue un afano, y a los pocos minutos se lo llevó la policía, por apología del delito. Ojo con las causas nobles, amigo, que degeneran en estupidez con facilidad.

Anónimo dijo...

Salí del tupper, Murat, y fijate lo que dijo la piba del Buenos Aires.
Y lo que dijo el padre.
Y cómo se lavaron las manos los del Centro de Estudiantes ("le pedimos que dejara la toma para que ella no se sintiera incómoda") y los ex alumnos, que callan o justifican para que nada empañe el prestigio del colegio.

Corvino dijo...

Es que si le sacás la palabra "violación" al título del video no tiene sentido que lo mencione, justamente lo mencioné por eso, por eso no expliqué, es más escribí "a confesión de partes, relevo de pruebas". Tampoco se puede andar explicando cada cosa que se escribe. Mi error tal vez fue dar por sentado que los que leen el blog saben en que contexto escribo. En fin. Saludos.

roky k dijo...

1. Corvino, tigre, el que da explicaciones, pierde (generalmente).
Dicho esto,
2. Yo no interpreté nada similar a anónimo. Y la violencia de género y en todas sus formas me preocupa de verdad.
Tal vez sea atendible algo de lo que dice, que yo no alcanzo a ver. Si no fuera tan sobreactuado, en una de ésas se entendería.

Anónimo dijo...

Citas un locutor partidario de River por qué dice "Los bolivianos de La Boca", la realidad que nadie niega es que probablemente en La Boca sea donde más concentración de gente de la comunidad Boliviana haya en CABA, ellos mismos lo dicen. También es verdad que River ha sido el equipo que más ha profundizado en el racismo en muchas formas, lo digo siendo hincha de River. Pero es verdad que son cosas que deberíamos cambiarlas como hinchas, podemos ser mucho mejores obviamente. Partiendo por ese pensamiento tendríamos que quejarnos de todo aquel que insulte al rival, y sería una irrealidad.