sábado, 9 de enero de 2010

Redrado resiste

“Redrado resiste”, decía el titular de TN. ¿Un guerrillero en contra del sistema? No. ¿Un terrorista kamikaze a punto de explotar una institución pública? No. ¿Un piquetero en una huelga de hambre? No, el titular del Banco Central. Plop. A veces me encantan los K. ¿Qué quieren que les diga? Ver en vivo y en directo a Sylvestre hacer un curso intensivo de “Carta orgánica” me parece memorable. Me gusta este mundo de sensaciones en el que siempre hay algo que discutir, en el que siempre tenés con quien (o quienes, en la mayoría de los casos son todos) pelearte en la hipotética sobremesa familiar o de amigos, en el que no pasa un segundo sin que se tensione una coordenada ideológica que indigne a personas como el rabino Bergman o Alfredo Leuco. A algunos les incomoda mucho. A Pinti por ejemplo. Pinti explica en TN cómo es el caso Redrado. Hay que verlo, es imperdible, lo repiten a cada rato. Pinti, que durante el menemismo fue considerado algo así como un genio (es frecuente la confusión entre la rapidez para hablar y la inteligencia), espantado porque ya en enero los K nos meten en problemas. Pinti, sin que se le caiga la cara, contando el relato que le viene bien a Clarín mientras promociona su nueva obra, que de nueva debe tener nada más que se ubica en un espacio temporal distinto de la última, porque siempre hace más o menos lo mismo. Ésa es la idea: los K nos meten en problemas y nosotros (los argentinos de bien) queremos seguir en lo mismo. Son ellos. No es Martín Redrado, tan blanco y con ese aspecto de habitante de los Países Bajos, es Cristina, la muy descarada Cristina a la que se le que ocurre hacer lo que quiere. “Habráse visto insolencia mayor” una presidente mujer haciendo lo que quiere. Ya parezco Feinmann (no pregunte cuál, se supone que los dos están del mismo lado), pero hay un chiste: Kirchner es tan pero tan autoritario que quiere ser el líder del…kirchnerismo. Tal vez sea un poco distraído, pero la idea que instalan los medios de comunicación de que el presidente debe preguntarle a los 40 millones de habitantes uno por uno incluso a qué hora, cómo y de qué modo debe tirarse un pedo creo es de los últimos tiempos. Los tiempos en que, oh casualidad, un gobierno, con muchísimos errores y contradicciones (nótese que de tantos evito la palabra “aciertos”), comenzó a tomar medidas que perjudicaban la disposición habitual de las cosas, el status quo, la convención eterna que regula el mundo, entre ellas, la que beneficia a los grupos económicos que manejan los medios de comunicación. En la última semana se acrecentó la idea de que hay dos países muy distintos: uno el que reflejan los medios opositores, otro el que es (tampoco el idílico de 6, 7, 8, por supuesto, con Moyano como un camionero simpático y Néstor un revolucionario entrañable). En el primero hay una crisis institucional que pone los pelos de punta. En el segundo la presidenta echó al titular del Banco Central por no hacer lo que debía, así de simple, y ese hecho no tiene ni un mínimo efecto en la vida pública del pueblo. En el primero el vicepresidente Cobos regresa urgentemente de sus vacaciones con gesto adusto para hacerse cargo, para poner las cosas en orden (justamente: las cosas en orden, como siempre estuvieron, ése es el papel histórico de Cobos; su performance del 17 de julio es la clave para comprenderlo). En el otro hay un vicepresidente perverso que debe renunciar y se queda en el molde para sacar provecho de su aparente papel de víctima. En el primero la gente no soporta una nueva embestida y se manifiesta a favor del echado. En el otro, la gente se pregunta qué estará pasando, por qué tanto escándalo y sospecha que le están vendiendo cat por hare, que están traficando un suceso de interpretación política-económica (si está “bien o mal” usar las reservas para pagar la deuda, si la deuda es legitima, etc.) como un tema de vida o muerte. Extrañamente uno de los personajes principales del país primero (el marketinero, el que dá rating) es Pino Solanas, el dirigente que más se divierte y ríe (con su carcajada peronista) con los periodistas de TN. Pocas veces se ha visto a alguien de izquierda ser tan servil a la derecha. Perdonen este vocabulario de niño de segundo año de Humanidades deslumbrado con el Centro de Estudiantes, pero si la biografía reciente de Pino Solanas no es ser servil a la derecha, el servilismo a la derecha no existe. Su irrealidad discursiva (repleta de conceptos utópicos faltos de explicación plausible en un mundo más o menos inmediato) hace presumir que cuando sea presidente convocará de ministros a los tres reyes magos, Papa Noel y el Ratón Pérez. A veces me olvido quiénes son y me encantan los Kirchner. Y pienso cosas feas. Pienso que me gustaría que destrocen a Clarín, a la Iglesia, al campo, a los medios de comunicación que se escudan en la libertad de prensa simplemente para mentir e inyectar dosis de basura cultural en la cabeza a las personas. Pero quédense tranquilos, eso es sólo cuando me olvido, por suerte existen Oscar González Oro o Luis Majul, personas portadoras de conciencia a las que les duele el país y quieren que todos nos enteremos. Sayonara.

29 comentarios:

Anacoreta dijo...

Los "9 cuentos" de Salinger son impresionantes, los diálogos del cuento citado dan escalofríos...

Sobre Redrado: ¿No tendra razón Bolaño en eso de que los argentinos son extraterrestres?

Saludos

Anónimo dijo...

Es cierto lo de Pinti! No lo vi en TN pero sus textos en la Revista de La Nación son abominables, obvios y políticamente correctos. Con esa cara de culo, de vieja indignada... Me hace acordar a otro humorista, parasito de las crisis argentinas, amado por la crítica: Tato Bores.

Cierto lo de los Feinman!: los dos son kirchneristas!!! La famiglia unita! Que asco el Kirchnerismo, que mal que terminó…

Hernán Galli dijo...

Digo:

1) Te mando un 10 por el de LEvrero, tengo una deuda con este escritor, por lo que veo. Leí que es un grande.

2) El de Bioy, un poco simplón. Lamentablemente para mí, quizás, no me gusta Bioy.

3) Quiroga (el periodista del refugio de la cultura), hizo una crítica de la obra de Pinti. Acertadamente apunto: la obra es muy buena, al estilo Pinti, con grandes aciertos, aunque la termina malogrando su parcilaidad innecesaria. Nada dice de la oposición de ultraderecha, de la mesa de enlace, del pensamiento macrista, de los periodistas parciales. Es decir, se parece demasiado a un panfleto antioficialista, pero al soslayar el resto, quién sabe, quizás lo apoye.

4) Lo de Martín Redrado es un mamarracho. Si te suelta la mano el gobierno, te termina echando por rebelde de cotillón, y encima te apoya Cobos y Rodriguez Saa, y tu respuesta es atronillarte a un puesto administrativo, dice mucho sobre quién sos. Nadie dice eso, ahora Redrado es el nuevo superhéroe. Los K se cargaron a Clarín, LA Nación, la rancia derecha y la tonta clase media. En algún momento, PErón hizo lo mismo con la Iglesia. ¿Se adcuerdan lo que pasó? Revolución Libertadora, Onganía, Videla. ¿De qué lado estaremos en ésta?

4) Off topic: Sandro no cantaba muy aprecido a Luis Aguilé, o viceversa?

¿Para cuándo las remeras con la cara de Redrado llevando la boina del Che?

Gerardo Fernández dijo...

Me gustó mucho.
Saludos

Anónimo dijo...

todo los enemigos que citas los crearon ellos mismos por sus falencias, su autoritarismo y su falta de claridad para negociar. Para gobernar ademas de ideas hace falta astucia que es lo qeu les falta. Un gobierno que en sus comienzos era aprobado se ira con la cola entre las patas y con un profundo malestar de gran parte de los argentinos. Una lastima, se hundieron ellos solitos.

Quintín dijo...

Nunca vi un kirchnerista que intente disimular tanto que lo es. No usa un solo argumento que no sea K, pero dice que él no, que le da un poco de cosa. Es como el Pinti de los progres. Prefiero dicutir con D'Elía.

Anónimo dijo...

El ser kirchnerista ahora y decirlo,será la mejor carta de presentacion cuando ellos no esten y los añoren. EL QUE AHORA CALLE DESPUES NO HABLE

Martín Zariello dijo...

Anacoreta: Si te gustaron los 9 cuentos, andá a Levantad carpinteros.... No sólo es bueno sino que entendés algunas cosas que en 9 cuentos no son claras.

Galli: Levrero es enorme. Bioy también, pero evidentemente no te gusta, hace años que lo venís bardeando.

Gerardo: Gracias. Y gracias por leer el post de Sandro y poner después Rompan todo, quedó bueno.



Quintín: hay cosas de los K que me gustan (ley de medios) y otras que no (patrimonio K), ¿por qué debería autodenominarme kirchnerista si no lo soy? Ojalá lo fuera. Me convencen algunas cosas y otras no, es tan simple como eso; sucede que vos (aunque sea en el terreno de la política) sos exactamente lo que criticás en los K, un autoritario insoportable y paranoico que sólo acepta que hay dos lugares desde donde pararse: si no sos anti, sos K. Ésa es la única opción y yo me re cagó en esa opción. Y a mí tampoco me interesa discutir sobre estos temas con una persona que cree que estamos en dictadura. No tiene sentido, directamente me parece que estás delirando y partimos desde puntos de vista irreconciliables.

Saludos!

Cine Braille dijo...

Lo de autoritario y paranoico de Quintín tal vez merece una discusión; ahora, lo de insoportable... No más preguntas, señoría.

Hernán Galli dijo...

El " anónimo" de arriba de "Quintín" tiene el claro pensamiento menemista, quien, en una de sus tantas variantes, "supo" hacerse amigo de todos. En fin.

En cuanto a Quintín, estaría buenoi que definiera qué es ser kirchnerista. Una vez que lo defina, se podrá analizar. Cuando escarbás un poco y preguntás, salta la ficha. Cuando veo lo que pasa, más que rabia, me da tristeza. El pueblo argentino jamás soportaría ni un 10% del kirchnerismo bueno (si hay tal cosa). A este pueblo le corresponde un menem que es fiesta, joda, la debacle, y después fiesta y joda. HAsta que se acabe.

Martín Zariello dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mauricio dijo...

Es interesante lo que dice Zariello: "... sólo acepta que hay dos lugares desde donde pararse: si no sos anti, sos K". Solo dos lugares donde pararse. ESA es la desgracia de este país: si no es la derecha clásica, garca y abyecta, solo te queda como opción los corruptos y patoteros peronistas (bueno, la derecha argentina también es corrupta, por supuesto). La verdadera tercera vía en la Argentina es el socialismo de centroizquierda, en la línea de Binner, Zapatero y Bachelet. Una fuerza que lamentablemente casi no existe en la mayoría de las provincias argentinas. Y atentos que no dije Izquierda (sabemos que son quince gatos locos que se separan en 14 partes diferentes y están todos viciados). La mayoría de los jóvenes de la Argentina no tiene esta opción, solo en Santa Fe y en Morón, y terminan optando por el Peronismo (quizás por sentimentalismo, quizás por ignorancia... Vaya uno a saber. Misterio). Me parece que hay que darle cuerda a esta idea. En mi provincia, Santa Fe, es la Coalición Cívica o el Peronismo, y créanme que el Peronismo de acá es una Derecha rancia, inculta, brutita. Estar con ellos es estar con una parte oscura de los argentinos: el argentino chauvinista, mafioso. Ahora, si no estás con ellos en la orbita nacional te dicen que sos “de derecha”, “gorila"; esas boludeces. Te ningunean de una forma infantil, falsa. Tampoco digo que la Coalición Cívica sea el acabose de la política, para nada, pero es la única fuerza con raíces honestas. En ese terreno, los demás ni compiten. Pero, ¿que van a votar los argentinos en el futuro? Un país que tiene una televisión en donde se vanaglorian a personajes absolutamente deleznables, no tiene ninguna esperanza de nada. La mayoría de la gente está mimetizada con la mediocridad y la corrupción de los políticos. Hay que instalar la idea de ética y seriedad en la política argentina, de políticos honestos. Algo que por supuesto no está en la cabeza de la derecha clásica ni del peronismo imperante.

Ya está, ahora elíjanme como presidente de todos los argentinos. Prometo no exhibir gigantografias con mi cara ni cantarle a Queen.

augusto dijo...

Buena descripción de Pepino Solanas(?)

Hernan, el ser argentino es bastante complicado pero agarrersela con el pueblo para defender tus ideas es de un facilismo bastante simplón. Hay mejores formas de intentar justificarse.

Martín Zariello dijo...

Con lo de paranoico me refería a cierta tendencia de creer que cada uno que comenta en contra en su blog es un troll pagado por los K. Lo de autoritario puede que esté errado, creo que es agresivo. El comentario que dejó acá lo demuestra. Sus opiniones revelan cierta soberbia un tanto, cómo decirlo, insoportable. De todos modos leo su blog, me gusta como escribe, sólo aborrezco su pensamiento (lo mismo me pasa con Jorge Asís).

pepe dijo...

Voy a decir algo que ya le escuche a mucha gente (bastante mas inteligentes que yo) y comparto. Cuando miro quienes estan en la vereda de en frente, no puedo dejar de apoyar a este gobierno. Como dijo uno de los anónimos, lo digo ahora, para cuando los añoremos.

MATHA BURROUGHS dijo...

Pepe, acuerdo totalmente con usted.

En cuanto a la 3ª vía presentada por Mauricio, recuerdo que el Sr. Binner se puso del lado de la más rancia derecha cuando el lockout del 2008; en Rosario, el intendente Socialista no quiso prestar un lugar para que allí se realizaran los Juicios por la verdad; la Sra. presidenta de Chile no tuvo ningún problema en reprimir estudiantes que pedían MÁS Y MEJOR EDUCACIÓN PÚBLICA; Zapatero no tuvo ningún problema en reprimir huelguistas y en perseguir a los que intercambian archivos por Internet. Y todas estas son apenitas unas pocas muestras de cómo actúan estos que se dicen "socialistas".
¡Qué gracioso, los que quieren una 3ª opción siempre proponen una que en toda ocasión termina girando a la derecha!

Martín, lo felicito por el blog y agradezco el enlace al mío.

Hernán Galli dijo...

Pepe, el más significativo de los que dieron la opinión al que hacés referencia fue Jorge Rivas, el diputado que fue herido de bala y ahora apenas se puede comunicar. Auqneu el cerebro le quedó intacto!
Acña la entrevista:

http://www.taringa.net/posts/videos/3188964/Jorge-Rivas-entrevistado-por-Ernesto-Tenembaum.html


Y en cuanto a socialistas, de centro o centro izquierda, seamos realistas, es imposible que un tipo que llega a presidente de un país, tenga el culo limpio. Y menos aún, que no se lo ensucie en la gestión. La cuestión no es votar al que menos roba, sino más bien a quien mejor elige el mal menor.

Si yo corto una ruta junto a mi familia y mil tipos más, estoy cometiendo un delito federal grave. Ahora, un juez bien puede no sancionar ni castigar la acción, y decidir no reprimir por la leyh del mal menor, esto es: trangredo o dejo de cumplir una ley ya que el hecho de hacerla cumplir es mucho más peligroso que desobedecerla, Léase en este caso, las lesiones de niños.

Digo.

Martín Zariello dijo...

Matha: no, gracias a vos por el link. Tu blog es muy bueno, es genial que haya alguien que le saque fotos a la colchonería que tiene la cara de Dalí, a las calles desiertas una tarde de verano. Creo que hay mucha poesía en esas imágenes.

Saludos a todos, Redrado todavía resiste!

mauricio dijo...

Que lindo lo de Matha Burroughs: enumerando todo (bastante poco) lo malo del Socialismo… Que lindo lo tuyo, muy honesto, diría que estás jugando para la derecha y no aportando absolutamente nada. Bien lo tuyo, así anda el país. También hicieron cosas buenas, fijate.

Nadie dijo que los socialistas sean perfectos. De hecho Binner fue mejor intendente que gobernador. Ojalá se junte con Sabatella: nada de Carrió, ni Bobos.

Tengo la sensación de que el argentino ya aceptó la corrupción como algo absolutamente natural. Seré cándido? Y puede ser…

Saludos a la monada política.

augusto dijo...

Los milicos y el justicialismo ayudaron a la destrucción de la izquierda en este país, de eso no hay duda. Pero no son los únicos culpables ya que la tilinguería progresista no nació en los barrios, como el radicalismo y peronismo, y por ende siempre vivió un poco lejos de la realidad.
No obstante, votar al que mejor elige el mal menor es resignarse a vivir estancado en el panorama que te ofrecen. Es un argumento bastante siniestro ese. Sólo podría llegar justificarse en el caso de un ballotage (leáse Le Pen-Chirac,Menem-Kirchner, Piñera-Frei).

augusto dijo...

Ah, y me encanta eso del peronismo "nacional y popular" que critica al radicalismo y al socialismo por jugar a la derecha. Después cuando hacen exactamente eso se están manchando en el barro porque "así es la política"...

Anónimo dijo...

Corvino: Te aplaudo de pie.

Abrazos,

marie

Desarmandonos dijo...

Me revienta la postura de aquellos que,con la finalidad de sentirse héroes y salvadores de la cultura y la república, el tan mentado diálogo y qué se yo que mas, buscan histéricamente autoritarismos en los tiempos actuales.
Mediante el análisis pseudo-psicológico de las actitudes y hasta los ademanes de la presidenta se creen Foucault hablando de la sociedad de control y etc.,
Tomensela que no convencen a nadie.

Pepe dijo...

Mauricio, Jorge Rivas es socialista también y sin embargo no tiene la visión Palaciana del ( peronismo (progresista)o lo que los K representen dentro del movimiento. Creo que Matha no habla de todo el socialismo, sólo da algunos ejemplos que entran en contradicción. No comparto lo de Augusto en poner en igualdad de condición a los milicos con el peronismo por lo que puedan haber hecho por la izquierda en este país. Creo que la izquierda se resignifica permanentemente, más acá y creo que puede llegar a surgir una con verdadera posibilidad de construir poder, si no pierden de vista contra quien disputan ese poder...

Cine Braille dijo...

El socialismo votó a favor de eliminar las AFJP y de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. En remplazo de la 125 (que a esta altura es considerada un error hasta por Kirchner) propusieron gravar la renta financiera. Es el único partido opositor que no hace una oposición berreta, automática, al estilo Carrió o Morales. Tampoco tienen obligación de estar de acuerdo en todo, che. Menos ahora, que el gobierno es una máquina de hacer cagadas.
Y si se produjera el milagro de que el PS le metiera un voleo en el orto a los inservibles del Desacuerdo Cívico y se aliaran con Sabbatella, Stolbizer, la CTA, gente así, me empezarían a caer muy bien de nuevo. De hecho, en 2003 voté a presidente a Alfredo Bravo.

CANELA dijo...

Ilcorvino: quizá para terminar de entender lo que pusiste sobre Solanas: crees que él es de izquierda???? (¿no está allí la explicación de su servilismo a la derecha?)

Genial. Slds.

MATHA BURROUGHS dijo...

Pepe, como usted dice yo no hablé de todo el socialismo sino de esos a los que Mauricio pone como "gran" ejemplo. Tampoco me gusta todo el peronismo o todo el kircherismo, y en su época tampoco me gustó todo el alfonsinismo.
En 2003 casi voto a Carrió porque le creía y me gustaba su polenta, pero cuando vi con quienes se juntaba, sobre todo acá en Mar del Plata, y como dejó de lado a Don Alfredo Bravo me desilusionó. Ese año voté a Patricia Walsh y me casi me muero al volver a mi casa y ver como los menemistas festejaban al lado de Canal 8.
Me resigné al "títere" de Duhalde, pero cuando empezó a gobernar empecé a prestarle más atención a Néstor. Como me gustó su política de derechos humanos y su visión de la economía, en el 2005 voté a Cristina (y la convencí a mi vieja, ex radical fanática) y lo volvimos a hacer en el 2007. Y NO ESTAMOS ARREPENTIDAS.
Así que, señor Mauricio y demás gorilas, no todos los que apoyamos a este gobierno somos peronistas o venimos del PJ. Lo hacemos porque nos gustan sus propuestas. El día de mañana si aparece alguien de otro partido, puede ser el socialista, que sigue esta línea, entonces tendrá mi apoyo. Pero mientras se pongan del lado de los ruralistas, no sean claros con respecto a los juicios contra los asesinos de la dictadura o no apoyen la justicia social, no tendrán mi voto. Ni ellos ni ninguno.

Quintín dijo...

Zarrielo. Aclaremos los tantos. Autoritario es el que se abusa de su autoridad o apoya esos abusos. Por eso los Kirchner y los kirchneristas son autoritarios. Yo, en cambio, puedo ser calificado de intolerante, sectario, imbécil, lo que vos quieras. Pero nunca abusé de la autoridad ni apoyé a quienes se abusaban de ella. En buena medida, porque no detento ninguna autoridad. Yo no mandé un patrullero a buscar a la jueza. La comparación entre mi humilde persona y quien ejerece el PE es disparatada.

Anónimo dijo...

Intolerante, sectario e imbécil. Buena autocrítica, mierdín!