martes, 6 de septiembre de 2011

El tiempo pasa y nos vamos poniendo retros


Hay edades prestigiosas. Los 33, por ejemplo, la edad de Cristo. A los 27, si vivís rápido, dejás un cádaver bonito y morís joven. A los 15, si sos una chica con suerte, te hacen una fiesta. Los 18, la edad en que accedemos a la mayoría de edad. Los 25, la edad en que entendemos que estamos cerca de los 30 y todavía somos unos idiotas. Incluso la crisis de los 40, si uno es Marlon Brando o Ricardo Darín, tiene glamour. Pero hay una franja etaria sin marketing, como un baldío abandonado en medio de la ciudad de nuestra vida. Invisibilizada entre los hits de la infancia y la adolescencia. Me refiero a la pubertad, a ese periodo ni fu ni fa de nuestros cuerpos. Tener 12 años debe ser una de las peores cosas que le pueden suceder a un ser humano. A los hombres les cambia la voz. Las mujeres se desarrollan. O no. ¡Y las dos posibilidades son traumáticas! Comienza a avergonzarnos que nos vean con nuestros padres. Queremos tener sexo, pero no sabemos a quién avisarle (1). No sos un nene. No sos un hombre. Sos "eso" con olor que va a la escuela y comprende, sin que nadie te avise, que la vida es complicada y encima te crecieron pelos por todos lados. Por eso la mayor parte de las películas juveniles están dirigidas a niños o adolescentes: el Mercado conoce exactamente qué ofrecerles. Y también por eso películas como Super 8 terminan siendo vistas por adultos: sus personajes principales pertenecen a la edad infame.


Super 8 trata sobre un extraterrestre que cae en la Tierra y comienza a hacer destrozos. Un E.T pasado de anfetas. Los hechos suceden en el año 1979. La ubicación temporal, entonces, presupone una sentencia melancólica: estamos tan adelantados que la ciencia ficción ya es algo que ocurrió en el pasado. La producción, como todos sabemos, es de Spielberg. Cosa de mandinga: hemos llegado al punto en que Spielberg es retro. Todos a los botes. Como Chesterton a Edward Bentley, el director J.J Abrams parece decirle al espectador modelo: "El mundo era muy viejo, amigo mío, cuando tú y yo éramos jóvenes". Super 8 es al cine actual lo que The Strokes al rock de principios de los 2000: la vuelta a los orígenes. Y siempre el revival presenta la disyuntiva: ¿volvemos al pasado porque somos conservadores o por qué la única manera de ofrecer una perspectiva novedosa es desde la tradición?


Anda dando vueltas otra película sobre la pubertad, el despertar sexual, los primeros conflictos con los padres. Es inglesa, del año pasado y se llama Submarine. La banda sonora es perfecta y está compuesta por Alex Turner. Es una comedia grave, sofisticada, de humor inteligente. Decir que la viste o enterarte de su existencia, te coloca en un lugar de privilegio. Per se. Al contrario de Super 8, entra más por el intelecto que por el corazón. Pero no quiero hablar mal de Submarine para resaltar las bondades de Super 8. Incluso Submarine es muy buena. Entiendo que hay veces que como consumidores culturales no sabemos lo que queremos. O creemos que sabemos pero en realidad fuimos influenciados por cierta inteligentzia que formatea nuestros gustos para hacernos parecer cool ante la gilada. Entonces decimos que nos gustan las canciones sin melodías. Los libros que no se pueden leer. Las películas con tres líneas de diálogo. No digo que los productos artísticos que intentan subvertir los paradigmas estéticos canónicos sean desechables, sino que la repetición de ciertas características formales supuestamente avant-garde genera una fórmula tan repetitiva y monótona como la del cine pochoclero por excelencia. En ese contexto, Super 8 es un Oasis de emociones en el desierto. El espectador debe firmar el pacto que le ofrece el creador de Lost y entrar en contacto con el tercer tipo. Pero también con el grupo de amigos, la chica linda y esquiva, la aventura, el amor, el misterio. ¿Qué más queremos en la vida? Ni más ni menos, lo mismo que a los 12 años.


(1): Bueno, eso es algo que puede ocurrir a cualquier edad.

17 comentarios:

elJotapé dijo...

Por suerte y gracias a tu poder de convocatoria (?) mas gente va a llegar a submarine. Mi poder de convocatoria fue a 2 personas para que la miren y no les llegó.
En su momento esta fue mi reseña, digo ya que estoy al aire en el programa de il corvino

"El espectro de Wes Anderson."

Caí a esta película por que leí por ahí que era la comedia del año.
Sin lugar a dudas la empecé a ver como una comedia, e incluso pegué 2 o 3 risotadas fuertes. Pero me fuí dando cuenta a medida que avanzaba que no era una comedia, o tal vez si, una comedia con golpes bajos, o un drama que me hacía reir o algo así.
Es basicamente como ver una película de Wes Anderson, "reirte o no no reirte", esa es la cuestión.

Tiene un soundtrack (a mi gusto acertadísimo) del vaguito de Arctic Monkeys, y basicamente se experimenta la misma sensación con la película que escuchando la banda. Uno nunca termina de saber si es una banda que lo apasiona, si solo lo divierte, si lo hace bailar o si lo pone meláncolico.

Ninguna canción alcanza la perfección. Los personajes de la película tampoco. Desde la madre que tenía la lengua (la lengua como órgano degustativo, y no en su sentido saussiriano), demasiado grande como para ser actriz, hasta el padre (un oceonógrafo depresivo y fracasado) hasta la increíble Jordana (un nivel de perfección que incluía un corte carré horrible y enfermedades en la piel), y ni hablar del personaje principal.

Y en el medio de todo esto, adolescentes que intercambian libros de nietzche luego del coito, críticas al cine como espectáculo (cocodrilo dundee), tumores, hippies que brindan autoayuda, y diálogos que son directamente pensados para ser incluídos como frase de una remera.

La radio está buenisima,saludos a todos los que me conocen.

Anónimo dijo...

"volver a la vieja sabiduría es ir al futuro, recordar lo olvidado" kiosquero de La Esquina

Anónimo dijo...

Corvino, tu último parrafo me parece muuuy acertado, conozco mucha gente que la va de Avant-garde sólo por el miedo de pasar por mediocre, es como el dicho "prefiero pasar por hijo de puta antes que me tomen de boludo" extrapolado al terreno artístico.

saludos

Mr Gabi

Cine Braille dijo...

En realidad, a los 10/11/12 hay como una primera plenitud: si uno nació en la clase social y la familia adecuada, tiene 4 horas de escuela, un rato de deberes y después tiene toda la vida disponible para sus pasiones, las que, como dice el Indio, no son sopa. (Por caso, el cine para los chicos de la película). Un rato después las hormonas empiezan a hacer su trabajo, y es como un terremoto: todo cambia para siempre de un día para el otro. Viene el páramo de la adolescencia, como dirían los Who, y la próxima plenitud a lo mejor es a los 40. Con suerte.
Yo escribí algo justo anoche, comparando Super 8 con Cowboys y Aliens, también con ETs malignos y con producción de Spielberg. (Leí por ahí que Super 8 era la ET de los hijos de los que vieron ET de chicos). La diferencia entre las dos películas es la diferencia entre una película con alma (aún imperfecta y a menudo inverosímil) y un videojuego.

Cine Braille dijo...

Truco Spielberg: si los protagonistas son adolescentes o jóvenes y la película está ambientada 30 años antes (Super 8, Volver al futuro) enganchamos a los adolescentes y jóvenes de hoy... y a sus padres.
Me parece que la disonancia entre votar a un populismo y tener gustos de minoría nos está obligando a varios a reconsiderar unas cuantas cosas.

Santiago Segura dijo...

"Los 25, la edad en que entendemos que estamos cerca de los 30 y todavía somos unos idiotas".

---

Esto, sin ninguna duda, lo escribís desde el sentimiento más presente. Que compartimos.
(?).

Es linda Súper 8, te hace sentir bien y con eso alcanza. Juega con algunos clichés del género, me pareció que por momentos reivindica y burla a la vez algunos pasajes típicos de las películas de ciencia ficción.

Submarine la tengo en lista, la banda sonora es lo mejor que hizo Alex Turner en su carrera (lástima que es tan cortita!).

Salud Corvino.

Desocupado mental en la era del blog dijo...

No he visto "Super 8". Si cuevanea la miro. Volver al futuro me encantó cuando era nígno.
Respecto de "lo retro", es inevitable... más cuando el cine ya dejó de ser una novedad hace rato, y hay tanta información por todos lados. Simon Reynolds hablaba de eso refiriéndose a la música rock: la sensación de hiperestesia, de pastiche, de deja vu cada vez que vemos una nueva película o escuchamos una banda que surge.
Hoy hay purretes que se inspiran en Oasis!!! Oasis como tradición! Tamotodolócos.
Tal vez se aplique la frase de no sé bien quién carajo que decía "todo ha sido dicho ya, pero como nadie escucha debemos empezar de nuevo".
Saludos!!

Barbarroja dijo...

siempre comento lo mismo

Anónimo dijo...

Desocupado: André Gide

Mariano dijo...

Justamente la semana pasada se presentó entre amigos la disyuntiva "Submarine o Super 8".

Optamos por la primera, y en verdad no me arrepentí porque la película fue un golazo. Ahora, después de leer este texto, no estoy tan seguro de qué pensar. O mejor dicho, mi niño interior de 12 años no sabe bien qué pensar.

Definitivamente "Volver al futuro" marcó un pulso. El de vivir viajando al pasado para que el futuro no cambie.

Joyce dijo...

Ser innovador y popular, la tarea más titánica que existe. Ví Super 8, no me gustó, no la recomiendo. Sí tiene ese aire a Spielberg, a los Goonies, a los 12 años, sin dudas. Pero, de vuelta, es un no. Prefiero ver a Michael Fox haciendo de Marty McFly con el Parkinson al mango, manchando el techo y las paredes con malteada.

Si tengo que elegir los directores que hoy pueden con el titanismo (?), me quedo con Christopher Nolan, Charlie Kauffman, Terry Gilliam, Wes Anderson. Son de los pocos a los que les dan millones para exponer algo nuevo, o no tan nuevo, estando expuestos al fracaso total.

jaime dijo...

Todo muy bien lo de la pubertád y eso que decís pero la peli es un plomo.
Salú

Hernán Galli dijo...

Submarine, sin dudarlo. Y qué disco, qué disco, mi dios!

http://hernangalli.blogspot.com/2011/08/submarine.html

Perdón por el autombombo.

Esta línea me encantó:
"como un baldío abandonado en medio de la ciudad de nuestra vida." Poesía al palo!

Saludos!

vdc dijo...

somos románticos de lo que nos pasó.
spielberg lo sabe.
sub
mar
ine


un abrazo

Anónimo dijo...

La super banda que armaría Charly Garcia:

http://www.youtube.com/watch?v=qM8ANM3ebts&feature=player_embedded

Anónimo dijo...

Sos igualito a Luis Scola, corvi.

Anónimo dijo...

Hmm is anуоne elsе experіеncing problems with
thе piсtureѕ on thiѕ blog loading?

I'm trying to determine if its a problem on my end or if it's the blοg.
Αny suggеstionѕ would be gгеatlу apprеciated.


Αlso visit my blog post skin lighteners for dark skin